Funeraria Gómez te ofrece un momento de reflexión sobre la vida en pareja

En Funeraria Gómez es momento de reflexionar, es tiempo de analizar nuestras acciones y de encaminar nuestra vida

momento de reflexion en funeraria gomezEste es un espacio donde hablaremos de manera abierta sobre algún tema en particular, un asunto que de alguna u otra manera pueda tocarnos y hacernos pensar un poco acerca del punto en el cual nos encontramos. En Funeraria Gómez es momento de reflexión.

Independientemente de cuál sea nuestra situación, por más bien o agobiados que nos encontremos, siempre debemos detenernos a pesar por un instante sobre nuestra forma de actuar, la manera como nos dirigimos a aquellos que nos rodean, el tacto que tenemos en el instante que pedimos un favor o, la forma como queremos darle a entender a alguien que por algún motivo o circunstancia ya no queremos que haga parte de nuestro vida. Para ser más precisos, hablaremos de las relaciones, noviazgos, del amor o como prefieran llamarlo.

Infortunadamente la ciudad de Medellín es una de las ciudades en Colombia donde más divorcios se presentaron en el 2015, algo que a muchos les resulta difícil creer a sabiendas de que dicha ciudad cuenta con muchos atractivos, planes y muchas actividades que se pueden realizar en familia. Sin embargo, a manera de respuesta a lo anterior, hay quienes piensan que el afán de conseguir eso que tanto deseamos como el dinero, bienes y demás banalidades, es quizá una de las razones que ha hecho que el hogar quede relegado a un plano inferior.

La pregunta es ¿qué tan importante es para el hombre ganar el mundo y perder lo que más ama? O ¿de qué sirve tenerlo todo y no tener la dicha de compartirlo con esa persona a quien una vez le prometimos nuestro amor?

La vida es una sola y debemos llevarla de la mejor manera, en armonía con lo que nos rodea, pues en todo hay que manejar un equilibrio para que nos permita estar en completa tranquilidad. De esta forma sería más sencillo sobrellevar nuestro día a día.

Recordemos que no debemos confundir nuestros problemas laborales con nuestra vida de pareja; por ninguna razón nuestra compañera o compañero sentimental es responsable de cualquier inconveniente que hayamos tenido en el transcurrir del día, y más cuando éste ocurrió en un ambiente laboral.

Tengamos en cuenta que en esta vida todo, por más complicado que parezca, tiene solución. Tomemos el ejemplo de nuestros padres quienes, por más complicadas que se tornaran las circunstancias, siempre hacían lo posible para ofrecernos lo mejor, hasta su vida misma darían por ayudarnos a superar nuestros obstáculos.

Entonces, ¿por qué no luchar e intentar salvar una relación? Por qué no pedir ayuda profesional en caso de que de que se necesario para rescatar ese amor, esas promesas e ilusiones que muy seguramente un día, bajo la luna y mirándose fijamente, se prometieron ambos.

Es cierto que en este mundo hay y siempre habrá personas con mejores actitudes, pero preguntémonos algo, ¿cuándo habrá que esperar para encontrar a esa persona?

Hay algo que se debe aclarar y es referente a los temas relacionados con la infidelidad; si hay amor y mucho tiempo de por medio, experiencias de por medio, hijos (tal vez) y demás, es probable que ambas personas lleguen a un acuerdo y quizá, sólo quizá, decidan luchar en pro de la relación. Pero esto no está bien, bajo ningún punto de vista, pues en algún momento tendremos hijos y no sería nada bueno para nosotros verlos sufrir por algo similar. Sería nefasto pensar que en algún momento tuvimos una falla y no pensamos en que quizá uno de los nuestros tendría una experiencia parecida y tan dolorosa. No hay piedra que más estorbe que la misma conciencia.

Por ningún motivo olvidemos lo siguiente: por más que hayamos intentado, si todos los resultados fueron insuficientes, no tenemos por qué actuar de forma indiferente y agresiva. Pensemos en esa otra persona, en lo que siente, en el dolor que le produce el saber que no pudo hacer lo posible por mejorar, y justamente por eso mismo es que no debemos responder con agravios. Aunque insistimos, cuando hay amor, siempre habrá solución.

La invitación es a reflexionar, a no dar todo por perdido y mucho menos a dejar apagar la llama del amor. Como mencionamos anteriormente, con diálogo y mucho compromiso entre ambos todo se puede superar, hasta las causas que creemos perdidas pueden tomar de nuevo el brillo de aquella primera vez cuando se prometieron amor eterno.

Estamos hechos de amor, ¡somos seres con un don inigualable! No lo desaprovechemos por los afanes de la vida o por cosas tan triviales como el orgullo, la arrogancia y los placeres que este mundo ofrece, pues todo eso pasará, y después que eso… ¿qué nos espera? ¿Una vida de soledad y tristeza?

Demos amor, demos esperanza.

Funeraria Gómez, un homenaje a la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *